El peor pecado para con nuestras criaturas amigas, no es el odiarlas,
sino ser indiferentes con ellas, esa es la esencia de la inhumanidad.

*George Bernard Shaw

lunes, 10 de mayo de 2010

LIDIANDO CON LA PÉRDIDA DE NUESTRA MASCOTA


El tiempo adecuado para considerar en adoptar a otra mascota es cuando usted sienta que está listo. Algunos afligidos están listos en adoptar tan pronto después de la perdida de su mascota, otros querrán esperar hasta que han completado el proceso de duelo. Incluso habrá quienes no desearán tener otra mascota, pues se predisponen a una nueva pérdida. De ser este último su caso, recuerde que una mascota es como un ser humano al cual le abrimos nuestro corazón para disfrutar de su compañía el tiempo que Dios decida darle vida, así que no le privemos a nuestra familia o a nosotros mismos de crecer al lado de una nueva mascota

La pérdida de una mascota querida puede ser muy dolorosa. Las mascotas son parte de nuestras familias y una fuente de amor incondicional. Cuando nuestras mascotas mueren, podemos tener sentimientos similares como cuando perdemos a un miembro humano de nuestra familia o a un amigo.

Es por ello que la comprensión del proceso de duelo y el entendimiento que esto es aceptable (y muchas veces necesario) podrá ayudarle a procesar sus sentimientos de pérdida y adaptarse a la vida sin su mascota.

Proceso de duelo

Es importante que usted permita el duelo por la pérdida de su mascota. El duelo es un proceso que se experiencia diferentemente en cada persona y a un ritmo individual. Si usted se encuentra "detenido" en una de las varias fases de duelo, puede ser útil buscar consejo o el apoyo de otras personas que han tenido experiencia con la pérdida de una mascota.

Típicamente, el proceso de duelo incluye las siguientes etapas:

Conmoción y negación. La cual es la fase donde la muerte de las mascotas no parece ser real.

Coraje y culpabilidad. Es cuando durante el duelo puede arremeter contra la familia, contra Dios o contra el veterinario, culpando a otros o a sí mismo por la muerte de la mascota.

Negociación. Cuando el duelo por tu mascota puede hacerte que hagas un acuerdo con Dios o con tu veterinario con la esperanza de poder tener a tu mascota de regreso.

Depresión. Que se da como una reacción al cambio de vida creado por la pérdida de su mascota, los afligidos pueden sentirse tristes, sin esperanza, confundidos, culpables, vacíos, e incompetentes. Todos estos sentimientos son normales; sin embargo, si la depresión persiste, usted querrá ver a un médico para una evaluación.

Aceptación y resolución. Las cuales ocurren cuando la pérdida de la mascota es integrada a la vida del afligido. Pero esto no quiere decir que hemos olvidado a la mascota.

El proceso de sanar

Honrar y conmemorar a su mascota es una parte importante del proceso de duelo y para sanar. En este sentido, la Asociación de Medicina Veterinaria de Oregon (
Oregon Veterinary Medical Association), señala que posiblemente usted como su propietario querrá considerar bien sea hacer una donación a una organización relacionada a los animales en memoria de su mascota, llevar a cabo un ritual tal como encender una vela por su mascota o llevar a cabo un servicio conmemorativo con familia y amistades, hacer un álbum de recortes de la vida de su mascota, escribir sobre recuerdos especiales de su macota o hasta hablar con otras personas que han sentido una pérdida similar, tal como en un grupo de apoyo.

Los niños y la pérdida

Como muchos niños tienen su primera experiencia con la muerte con sus mascotas, es muy importante manejar esta situación con cuidado. Muchas personas no recuerdan qué tan traumático y confuso fue la primera vez que tuvieron que lidiar con la muerte. Los niños tienden a llorar menos que los adultos, pero el dolor aún es intenso. Tal vez aún más intenso. Los niños pequeños también tienden a volver al tema en varias ocasiones, así que sea paciente.

Es muy importante ser honestos con los niños y explicarles la permanencia de la muerte de la mascota en términos simples y directos. Dejar de lado al tema no ayudará en absoluto, y los niños que tienen un gran instinto sabrán cuándo algo no se está diciendo. No es aconsejable decirle al niño que "Dios se llevó a su mascota" o que la "han puesto a dormir" ya que el niño puede empezar a tener miedo de que Dios esté esperando para llevarse todo, o incluso de irse a dormir.

Anime al niño a hablar sobre la mascota y déle mucha confianza. Los niños logran pasar por el duelo dibujando imágenes o escribiendo historias sobre sus mascotas, esto les ayuda adaptarse a la pérdida. Ahora un consejo que no debe olvidar es que no le compre a su hijo una nueva mascota de inmediato, déle tiempo para adaptarse, y no le dé un nuevo animal doméstico hasta que esté listo, de lo contrario sólo será perjudicial en el largo plazo.

Las mascotas que quedan

Si tiene otras mascotas en casa, no olvide de que éstas pueden presentar cambios de comportamiento con la pérdida de su compañero de vida o de juegos. Las mascotas pueden formar lazos de familia o de amistad muy fuertes entre ellos. De allí que la separación inesperada pueden presentarle ansiedad, inquietud, verse nerviosos o con depresión. Mientras que los que suelen ser más energéticos, seguramente optarán por dormir mucho y comer menos.

Si usted tiene varios perros y la mascota que murió era el macho o la hembra dominante, probablemente habrá algunas peleas y enfrentamientos entre los restantes para averiguar quién será la nueva jerarquía. Esto es natural, y no se debe interferir. Las mascotas que le sobreviven o quedan tal vez buscarán a sus acompañantes fallecidos y ansiarán por la atención de sus dueños; sin embargo, demasiada atención puede llevar a la ansiedad de separación. Intente mantener las rutinas de comer, dormir y de ejercicio lo más normal posible para darles el sentido de estabilidad. No es aconsejable adquirir una nueva mascota de compañero para sus mascotas sobrevivientes a menos que usted mismo esté listo emocionalmente. Recuerde, son como niños: necesitan tiempo para sufrir y resolver las cosas, como todos los demás en la familia.

La eutanasia en mascotas

La decisión de eutanizar a su mascota muchas veces es difícil y abrumadora. Hable con su veterinario sobre la salud de su mascota y sobre las opciones de tratamiento. Usted querrá considerar la calidad de vida de su mascota y también de la familia, el nivel del dolor de su mascota y la habilidad de hacer las cosas que alguna vez disfrutaba. Sentirse culpable es común, pero es importante recordar que como la persona que está al cuidado de la mascota, muchas veces la decisión de eutanizar es la más bondadosa y más generosa decisión que usted podrá tomar si su mascota está enferma o lastimada.

sábado, 8 de mayo de 2010

SI SE QUIERE...SE PUEDE

El Pishica en la calle
Este es el último video de la gran salida a la calle... por supuesto, todo el mundo nos miraba... "un gato en silla de ruedas" ... pos si!!! y a veces también lleva botas!

Vídeo Facilitado por Leonardo Pérez de Mendiguren

viernes, 7 de mayo de 2010

LEUCEMIA FELINA


Virus de la Leucemia Felina

La leucemia es un cáncer de los leucocitos, las células encargadas de proteger al organismo frente a las infecciones. Por ser este uno de los síntomas que puede producir el retrovirus más extendido entre la población felina, se le conoce como "virus de la leucemia felina“ (VLFe). Este virus constituye un grave riesgo para los gatos domésticos, ya que además de contagioso, es responsable de un amplio abanico de enfermedades mortales, tanto cancerosas como no cancerosas. Aunque aún es mucho lo que queda por saber sobre su transmisión, desarrollo, evolución y tratamiento, conocerlo y prevenirlo son las claves para su control.

¿Cómo se transmite?

A través de la saliva, las secreciones nasales, las lágrimas, la leche y es posible también que a través de la orina y las heces. Esto quiere decir que un gato positivo en VLFe podrá transmitir el virus a otros gatos por medio de las heridas causadas en peleas, y también compartiendo comida, agua y bandeja sanitaria, o al lamerle en sesiones de aseo mutuo. No obstante, se necesita un contacto muy íntimo y continuado entre un gato positivo y un gato negativo para que se dé el contagio, ya que el virus se inactiva con gran rapidez tras su liberación. También las transfusiones de sangre pueden ser un mecanismo de transmisión. Las madres pueden traspasar a sus hijos el virus antes del nacimiento o en el amamantamiento.

Dada la fragilidad del virus, es muy poco probable el contagio en clínicas veterinarias, exposiciones, cheniles de guarderías o protectoras, etc.

Prevención

Existen vacunas para la prevención del VLFe. Como sucede con todas las vacunas, su eficacia no se puede asegurar al 100%, por lo que los veterinarios no suelen recomendar la convivencia entre gatos positivos y gatos negativos, aunque estos estén vacunados y la vacuna proteja con garantía a un porcentaje muy alto de gatos. La mayoría de los veterinarios recomienda también vacunar contra el VLFe a todos los gatos, especialmente aquellos que tienen acceso al exterior, pero también a los que no salen de casa.


¿Qué ocurre cuando un gato negativo entra en contacto con el virus?

Si el gato no está vacunado y entra en contacto con el virus de la leucemia felina, no siempre quedará infectado. Como ocurre con cualquier otro virus, el organismo puede reaccionar y evitar la infección o no tener éxito y contraerla, dependiendo de factores tales como el estado del sistema inmunológico, la edad del gato, la cepa del virus o la severidad de la exposición. La infección ocurre con mayor frecuencia en gatitos muy jóvenes o muy mayores, o en gatos de cualquier edad con las defensas debilitadas por enfermedad, medicación o estrés. Los gatos adultos con un sistema inmunológico saludable son los más resistentes al virus.

Tras la exposición al virus, pueden ocurrir tres cosas distintas:

- Inmunización. Aproximadamente un tercio de los gatos expuestos al VLFe desarrollan inmunidad frente a él (la proporción aumenta considerablemente en el caso de adultos sanos). Puede que estos gatos sufran un proceso de fiebre, letargo y apatía durante unos días, una „viremia transitoria“, pero finalmente el virus será eliminado de su organismo. Estos gatos pueden dar positivo en los tests durante unas cuantas semanas, al cabo de las cuales los resultados serán negativos. Por esta razón es conveniente confirmar cualquier positivo en un test de leucemia al cabo de 6 a 12 semanas.
- Latencia. En otro tercio de los gatos expuestos, el virus se eliminará de la sangre y la saliva, pero quedará acantonado o secuestrado en la médula ósea o en algún otro órgano. En cualquier momento, especialmente en situaciones de estrés o inmunodepresión, el virus se puede reactivar, aunque también cabe la posibilidad de que esto no ocurra nunca y el gato viva una vida completamente normal, e incluso puede que el gato elimine el virus definitivamente al cabo de varios años. Estos casos de infección latente no se detectan con los tests más habituales y disponibles en las clínicas veterinarias, aunque existen pruebas capaces de identificarlos.
- Infección. Otro tercio aproximadamente de los gatos expuestos quedará permanentemente infectado por el virus. En estos casos, el gato sufrirá unos días fiebre, letargo y apatía, y después se recuperará, como en el caso de las viremias transitorias. Pero el virus habrá conseguido instalarse en su organismo. Durante un periodo que puede durar varias semanas, meses o incluso varios años (el 50% de los gatos estarán sanos a los dos o tres años, y el 15% lo estará todavía a los cuatro años de la infección), el gato podrá llevar una vida normal y no sufrirá ninguna enfermedad. Sin embargo, la mayor parte de los gatos infectados desarrollará al cabo del tiempo enfermedades relacionadas con el VLFe.

¿Cómo se identifica la presencia del virus?

Existen tests de distintos tipos para comprobar si un gato está infectado con el VLFe. Realizar estas pruebas es importante en caso de que se vaya a introducir un nuevo gato en una casa donde haya otros gatos residentes por el riesgo de contagio, y también cuando no haya más gatos para poder responder con rapidez a los problemas de salud que se presenten en caso de que el gato haya contraído el virus. El test debe realizarse por tanto a todos los gatos susceptibles de haber estado expuestos al virus, especialmente aquellos de origen desconocido (recogidos de la calle o de una protectora, comprados en una tienda, nacidos de gatas „de exterior“...). Es importante confirmar tanto los positivos, repitiendo el test al cabo de varias semanas o con otro método diferente, como los negativos en el caso de gatos que presenten sintomatología que pueda estar relacionada con el virus de la leucemia felina.

Síntomas relacionados con el VLFe

Existe gran variación en la respuesta de los gatos a la infección con el VLFe. Hay una gran diversidad de problemas crónicos y enfermedades relacionadas con la presencia del virus, como inmunosupresión, anemia o linfomas. Algunos gatos puede permanecer asintomáticos durante años, y la frecuencia y gravedad de los síntomas cuando se presenten es muy variable. Aunque algunos desarrollan rápidamente graves enfermedades, otros pueden vivir con muy buena calidad de vida durante meses o años con el cuidado y los tratamientos sintomáticos adecuados. Algunos de los trastornos más comunes son:

- Fiebre, letargo, inapetencia, pérdida de peso.
- Infecciones oportunistas víricas, bacterianas y parasitarias.
- Enfermedades de la sangre (anemias)
- Linfomas y leucemia
- Enfermedades dentales y bucales (gingivitis, estomatitis...)
- Enfermedades oculares (uveitis...)
- Trastornos digestivos, respiratorios, renales, neurológicos, reproductivos, dermatológicos...

Tratamiento

Lo esencial para cuidar a un gato positivo en el VLFe es protegerle de la exposición a otras enfermedades , asegurar una buena nutrición, vacunarle regularmente contra otras enfermedades, evitar situaciones de estrés, controlar los parásitos internos y externos y el tratamiento temprano de cualquier síntoma que aparezca.

Aunque no existen tratamientos específicos para la leucemia felina, algunos medicamentos, como el interferón y otros inmunoestimulantes pueden ser de utilidad para mantener el sistema inmunológico del gato en buen estado. El veterinario indicará los tratamientos apropiados para los distintos síntomas y enfermedades que puedan presentarse.

Puedo convivir con un gato positivo en el VLFe?

Los gatos positivos en el virus de la leucemia felina pueden vivir entre varios meses y varios años. Aunque hace años se recomendaba la eutanasia para los gatos positivos, no hay ninguna razón para hacerlo cuando estos gatos pueden vivir largos periodos de tiempo sin presentar ningún síntoma. La adecuada colaboración de dueños y veterinarios puede también ayudar a mantener una buena calidad de vida cuando comiencen a presentarse problemas. Hay que tener en cuenta, no obstante, que no es conveniente que convivan con gatos negativos y tampoco que tengan libre acceso al exterior. La única razón de estas recomendaciones no es evitar la transmisión del virus, sino también prevenir el peligro de que contraigan enfermedades o parásitos que comprometan su delicada situación.

Tras décadas de investigación, no se ha encontrado evidencia de que el virus de la leucemia felina pueda transmitirse a especies no felinas, como los humanos o los perros. No obstante, se recomienda que los gatos positivos no convivan con personas con problemas inmunológicos, como es el caso de portadores del virus del SIDA.

*Cornell University College of Veterinary Medicine

martes, 4 de mayo de 2010

EL GATO Y LA RATA

¿Quién dijo que los gatos y los ratones somos enemigos?. Feliz día amig@s!

viernes, 30 de abril de 2010

CHAT TROLOLOLO

Os dejo en compañía de un gato que canta mientras le hacen cosquillas.
Feliz fin de semana amig@s!!!

jueves, 29 de abril de 2010

29 DE ABRIL, DÍA MUNDIAL DE LOS ANIMALES...


El Día del animal o Día Mundial de los Animales se celebra cada año el 29 de Abril. Nació Florencia, Italia en 1931 en una convención de ecologistas. Ese día se celebra la vida animal en todas sus formas, y eventos especiales se llevan a cabo alrededor de todo el globo. El 4 de octubre fue elegido originalmente para esta festividad porque es el día festivo por Francisco de Asís, amante de la naturaleza y santo patrón de animales y medioambiente. Numerosas iglesias alrededor del mundo observan el domingo más próximo al 4 de octubre con una Bendición para los Animales.

De todos modos, el Día Mundial del Animal, esta ahora más allá de la celebración de un santo cristiano y hoy es observado por amantes de los animales de todas las creencias, nacionalidades y trasfondos. Bendiciones a animales son realizadas en iglesias, sinagogas y Capellanes de los Animales independientes en parques y campos. Refugios de animales realizan eventos para recaudar fondos y días abiertos, grupos de vida salvaje organizan exposiciones de información, escuelas toman proyectos de trabajo relacionados con los animales e individuos y grupos de amigos o compañeros de trabajo donan a beneficencias de animales o se comprometen a patrocinar a un refugio animal.

En Argentina se celebra el 29 de Abril como homenaje al fallecimiento (en 1926) del doctor Ignacio Lucas Albarracín. Albarracín fue, junto con Domingo Faustino Sarmiento, uno de los fundadores de la Sociedad Argentina Protectora de Animales y el propulsor de la Ley Nacional de Protección de Animales (N° 2786.).

*DÍA MUNDIAL DEL ANIMAL

*RESPETA A LOS ANIMALES


miércoles, 21 de abril de 2010

CUANDO ENTRA EN CASA UN NUEVO GATITO


- Pautas de presentación -

Cuando llegues a casa con el nuevo inquilino no los presentes de golpe NUNCA, ya que esto será por lo general el principio de una mala relación o de una relación que tardará mucho más en consolidarse como buena, además de llevarse los dos unos cuantos arañazos, o cuando menos, bufidos y disgustos.

• Deja al gato nuevo en el trasportín y que el “dueño de la casa” se acerque a olerlo durante unos minutos.
• Después de esta “presentación preliminar ” déjalos en partes separadas de la casa de modo que puedan olerse por debajo de la puerta, pero sin poder verse ni atacarse. Esto durante un periodo mínimo de 2 semanas.
• Mientras cada gato esté en esta fase de “confinamiento separado”, cámbiales la arena, pon la de uno (con caquitas y todo) en el sitio del otro y viceversa. Así se irán acostumbrando a sus nuevos olores.
• Tenlos sólo juntos cuando alguien esté presente y les pueda vigilar, y hazlo de forma gradual (cada vez más tiempo, según veas que se toleran) . Cuando no estés en casa tenlos en cuartos separados hasta que su aceptación el uno por el otro sea total y absoluta.
• Los animales esterilizados son menos territoriales, esterilízalos y evitarás futuras peleas.
• Dales premios cuando se porten bien el uno con el otro. En especial al gato que ya tenías, para que no se sienta desplazado por el nuevo, y mímales mucho más de lo habitual.
• Incítales a jugar juntos participando tu al principio con una cuerda o similar.
• Si les gusta la malta, úntales un poco la boquita o alguna patita con ello para que el otro le lave y creen vínculos. Esto sólo en caso de que ya medio se acepten, claro, porque de lo contrario puedes empezar una pelea.

Si después de esto se tienen problemas de agresividad entre los gatos, lo primero que hay que evaluar es si se trata de algo normal (se bufan, por ejemplo, cosa que es normal que hagan al principio) o si la cosa se alarga mucho más en el tiempo sin llegar a estabilizarse, en cuyo caso debemos ayudar un poco a que llegue la armonía. Tendremos que tener en cuenta que los gatos son muy exagerados y muchas veces lo que parece una gran pelea es simplemente un intercambio de maullidos y chillidos, que, si bien , nos asustan, realmente son intentos de intimidar al otro gato, sin llegar al ataque.

-Enfrentamientos:

Los enfrentamientos a veces son necesarios cuando el orden está sin establecer en casa...si les separas, lo único que consigues es aplazar esto y a veces perpetuarlo

No pasa nada, no te preocupes, chillan mucho, pero luego no se hacen nada, como mucho un arañazo en la nariz. Son muy exagerados, pero realmente es todo apariencia. Si se fueran a pelear de verdad lo habrías visto, creeme, tu y 50 vecinos a la redonda

Además si te metes, pueden empezar a utilizar esto como arma para conseguir tu apoyo, o sea: gritar más para que tu vengas a defender a alguno

Sólo si ves que el enfrentamiento es serio (MUY serio, repito que si te metes cuando no lo es estás contribuyendo a que este problema siga), se puede intervenir, con un spray de agua, una palmada seca, o, en casos más extremos, echándoles una manta encima.

-Métodos:

Tu puedes ir facilitando ese proceso de adaptación, con condicionamiento positivo (vale para casi todo). Cuando estén juntos sin gruñirse ni nada, les das premios (golosinas, malta o lo que les guste), juegas con ellos a algo que puedan jugar juntos (con una cuerda, un plumero, un láser...no con algo tipo ratón que uno se pueda llevar y pelearse por ello los dos). También les dices cositas, les haces más mimos...es muy importante que sólo les des premios cuando pase esto, si se los das en alguna otra ocasión no van a discriminar que es por portarse bien, van a generalizarlo.

También es recomendable el uso del Feliway y, sobre todo, flores de Bach, van genial

Y luego está el truco de la gasita...compra gasas en la farmacia, y frota con una la parte debajo de la mandíbula, donde acaba y se une con el cuello (en los lados), donde ellos se frotan contra los muebles y contra nosotros. Ese frotado no es mimo como a veces pensamos...es que nos marcan como suyos, ya que por esa zona sueltan feromonas. Bueno, pues tu frota la gasita lo que te deje (sin hacerle daño, claro, suave pero con firmeza), mejor en el que sea más dominante de ambos, y luego, con esa misma gasa frotas todo el cuerpo del otro. De este modo, el nuevo gato va a oler más al dominante, y este le aceptará mejor. Esto lo haces todas las veces que puedas sin que se harten.

Hay un método que consiste en colocar una red en una puerta, para que se vean pero no se puedan atacar, para que se relajen en presencia de la otra. Les pones la red y les dais latita, o jamón o lo que sea a cada una en su lado (al principio más lejos de la red y según pasen los días más cerca, y a los dos gatos a la vez, uno para otra persona y otro para ti). Esto se puede hacer también con un cristal o algo así por medio (vamos, que se vean). También se puede hacer sin nada, pero ahí ya, si alguna hace amago de atacar a la otra, cortáis el estímulo positivo (golosina) y os vais como si nada, ignorándolos.

Si uno de los gatos huye siempre del otro tenemos un problema, porque de ese modo está reforzando el comportamiento agresivo del que persigue (yo amenazo y el se va)...así que se debería intentar distraer al miedoso cuando esto pase, se que es difícil, pero hay que desviar su atención para que no se vaya...sin comida, eso si, no sea que piensen que cada vez que se encaran hay premio!

Con esto de acercarles la comida poco a poco (lo de la red), podéis hacer también una terapia de desensibilización sistemática. Consiste en (sin red), ponerles el plato de comida al principio lejos del otro gato (unos 3 metros), pero sin comida. Cuando los dos se comporten de manera relajada ante la presencia (aunque lejana) del otro, les echáis un poco de comida. Acercáis el plato gradualmente al otro gato, siempre teniendo en cuenta que nunca debe subir el umbral de miedo ni de agresión, en cuanto veáis que uno se pone nervioso, gruñe o algo así, volvéis un paso atrás y seguís igual: comida sólo cuando estén a gusto viéndose. Así vais acercando cada vez más el plato, y no os deis prisa, esto lleva mucho tiempo. Si la cosa se complica, podéis hacer lo mismo pero con trasportines con ellos dentro y les dais alguna golosina a través de la puerta si según os acercáis están tranquilos viéndose. O con un arnés.

IMPORTANTE: no hay un sólo premio fuera de estas sesiones, para que aprendan a discriminar que sólo cuando se toleran hay premio. Si les gusta la malta, dádsela sólo en estos momentos, no luego. Laura Perales (KAT)

martes, 20 de abril de 2010

MI PELÍCULA



Un precioso video realizado por una voluntaria de la Asociación GATA para difundir todas nuestras preciosas careys.
En ocasiones, y aunque casi todos no lo entenderéis, las careys son discriminadas por absurdos criterios estéticos.
A nosotr@s nos parecen absolutamente divinas!!! Gracias por difundirlas!!!

martes, 13 de abril de 2010

LA LEYENDA DEL GATO SIAMESES

Cuenta la leyenda que los gatos siameses eran muy difíciles de obtener y era sólo regalo como un favor especial del Rey de Siam, reino ahora conocido como Tailandia, que mantuvo la raza enteramente dentro de su palacio como el gato real de Siam.Era considerado un animal sagrado. Sus dueños eran de sangre real y/o sacerdotes.El robo de uno de los Gatos Reales de Siam de la Corte Real era castigado con la muerte.El primer siamés que apareció en Inglaterra fue un obsequio del Rey de Siam a el Cónsul General Británico en Bangkok –Owen Gould- en realidad fue una pareja de siameses y estos fueron exhibidos en Londres, por su hermana, un año después en Palacio de Cristal en 1871 y ellos aparecieron en exposiciones Americanas por el siglo XX temprano. Entre 1884 y el fin del siglo varios gatos siameses se importaron en este país y fueron registrados. Nacía una raza, show y competencias.Se cuenta que los gatos siameses solían tomar parte de los funerales de los reyes tailandeses. Se los colocaba dentro de la tumba del monarca y cuando salían por un orificio dejado para tal propósito, se decía que el alma del rey había entrado en el gato como parte de su viaje a la siguiente vida.El Siamés es, quizás, una de las razas de gatos más conocidas a nivel popular.
El color del Siamés original era el clásico “seal point” (color foca): puntos castaños y cuerpo color crema cálido. Con el paso del tiempo, los criadores desarrollaron más colores con sus programas de cría, pero llevó mucho tiempo reconocerlos. Recién en 1931 se aceptó el color blue como una variedad más. En los 50s y 60s se aceptaron los colores chocolate y lilac point y, aproximadamente a mediados de los 60s, se aceptaron los tabby points y los red points. Aún hoy, entidades como la CFA (USA) no reconoce otros colores que los clásicos seal, blue, chocolate y lilac. El siamés original tenía ojos estrábicos y anillas en la cola. El estrabismo y los nudos (kinks) en la cola son considerados hoy faltas graves, pero alguna vez fueron tan comunes que se tejieron toda clase de leyendas alrededor de ellos. Una leyenda cuenta sobre una valiosa copa perdida y dos gatos Siameses encargados de buscarla. Cuando ellos encontraron la copa, un gato se quedó para cuidarla mientras el otro regresó con las buenas noticias.
El gato de guardia, una hembra, estaba tan angustiada de poder extraviarla nuevamente que ciñó su cola herméticamente alrededor de ella y la sostuvo tan firme que su cola se retorció permanentemente. Y todo el tiempo en que estuvo esperando el regreso del otro gato, miró fijamente la copa pues temía que ésta desapareciera y sus ojos quedaron bizcos.Otra leyenda cuenta sobre una princesa que, cuando tomaba sus baños, temía que le robasen sus anillos y entonces se los confió a su gato Siamés. Ella puso los anillos en la cola del gato pero, cuando el gato se durmió, los anillos se cayeron. Así que la princesa ató un nudo en la cola del gato para que esto nunca pudiera pasar de nuevo.


jueves, 11 de marzo de 2010

EL GATITO Y SU CAJA

Ya estoy en casa. Gracias a todos por vuestro apoyo y cariño. Os quiero!!! Miauuuuuuuu!!!!!

miércoles, 13 de enero de 2010

EL GATO FUMADOR

Hola amigos, os dejo con este vídeo mientras voy desembalando el equipaje. Ya estoy de vuelta, amigos mios. Miau, jejeje, miau!!!

RIBA

Hermoso... amigos mios. Quería compartirlo con todos vosotr@s. Feliz día...

HERÁCLITO EL OSCURO

HENRIKETO RECOMIENDA