El peor pecado para con nuestras criaturas amigas, no es el odiarlas,
sino ser indiferentes con ellas, esa es la esencia de la inhumanidad.

*George Bernard Shaw

jueves, 3 de julio de 2008

EL GATO EN EL ANTIGUO EGIPTO


Los gatos estaban considerados como animales sagrados en el Antiguo Egipto. Íntimamente asociados al concepto de divinidad, los egipcios creían que en sus cuerpos anidaba el alma de Bastet, diosa egipcia representada con cuerpo de mujer y cabeza de gato.
Cuenta la Historia que el culto al gato se inició hacia el 2900 a.C. Según la mitologia egipcia, Ra, dios del Sol, enfadado con los hombres, envió a la Tierra a su hija, encarnada en Sekmet, una leona muy fiera, a fin de castigarlos. Sin embargo, ésta, enloquecida, provocó una masacre y mató a cientos de egipcios. Ra tuvo entonces que mandar a su guerrero Onuris con la misión de pacificar a Sekmet. Ésta se convirtió en dócil ante las artes de Onuris, y entonces, se convirtió en Bastet.
La dualidad de esta diosa se refleja en su asociación al Sol y la Luna, de modo, que Bastet, asociada al Sol, se representa como una diosa buena y amable, diosa de la música y protectora de la luna, mientras que Sekmet, se asocia a la Luna y representa ese espíritu misterioso e independiente que siempre tienen los gatos.
Tan querida llegó a ser Bastet en Egipto que incluso se le levantaron templos, como el de Bubasti en la delta del Nilo.
Pero si eso es lo que cuenta la leyenda, lo cierto es que los gatos tenían, en la práctica, un status social importantísimo, por lo que su muerte se consideraba una tragedia en la familia, hasta el punto de que tenían que guardar luto y raparse las cejas en señal de luto. Después había que embalsamarlo y enterrarlos en grandes panteones. Tanto es así que se llegó a descubrir una gran necrópolis en el que habían enterrados cerca de 300.000 gatos momificados. Matar un gato estaba incluso castigado con la pena de muerte ya que a través de los ojos de éstos, la diosa Bastet estaba siempre pendiente de los hombres y los protegía de todo mal.
Pero era tal el culto que le rendían, que incluso circula la leyenda de que en cierta ocasión, en pleno ataque de los egipcios, los persas, sabedores del temor a los gatos, cogieron un buen número de éstos y los utilizaron como escudos ante el ataque. No sabiendo cómo evitar el no hacerles daño, los egipcios finalmente hubieron de rendirse.

4 comentarios:

Willow dijo...

HOLA mis queridos¡

Estoy de vuelta disfrutando y aprendidendo cómo siempre cuando vengo por éste lugar de mi amiguito Henri.

Cómo me he divertido con la nueva mascota, qué lindo y dulce es...( Henri tú siempre mi preferido y al lado de mi corazón,de acuerdo? )Siempre amiga,cómo nadie estás en los detalles.

Espero tengan un muy buen fin de semana¡ Cariños y besitos para todos.

Willow dijo...

HOLA mis queridos¡

Estoy de vuelta disfrutando y aprendidendo cómo siempre cuando vengo por éste lugar de mi amiguito Henri.

Cómo me he divertido con la nueva mascota, qué lindo y dulce es...( Henri tú siempre mi preferido y al lado de mi corazón,de acuerdo? )Siempre amiga,cómo nadie estás en los detalles.

Espero tengan un muy buen fin de semana¡ Cariños y besitos para todos.

Cabalayka dijo...

Hola, Hola, willow, willow, jejejeje.Saluditos duplicados. Por fin volvemos a saber de ti, que bien que te gustó nuestra nueva mascota bloggera!!!. Un fuerte abrazo y...descansa tu también querida willow.
Abrazos para las gatitas!!!

Henriketo dijo...

Hola willow...ya se que soy tu preferido, tu también lo eres....y la nueva mascota también lo sabe...miau jejeje miauuu.Yo soy el jefe... Ronronitos para ti y mis amigas gatitas.

RIBA

Hermoso... amigos mios. Quería compartirlo con todos vosotr@s. Feliz día...

HERÁCLITO EL OSCURO

HENRIKETO RECOMIENDA