El peor pecado para con nuestras criaturas amigas, no es el odiarlas,
sino ser indiferentes con ellas, esa es la esencia de la inhumanidad.

*George Bernard Shaw

viernes, 16 de enero de 2009

EL RATÓN QUE COMÍA GATOS

Un viejo ratón de bibliotecas fue a visitar a sus primos, que vivían en un solar y sabían muy poco del mundo.
- Vosotros sabéis poco del mundo -les decía a sus tímidos parientes-, y probablemente ni siquiera sabéis leer.
- ¡Oh, cuántas cosas sabes!- suspiraban aquéllos.
- Por ejemplo, ¿os habéis comido alguna vez un gato?
- ¡Oh, cuántas cosas sabes! Aquí son los gatos los que se comen a los ratones.
- Porque sois unos ignorantes. Yo he comido más de uno y os aseguro que no dijeron ni siquiera "¡Ay!"
- ¿Y a qué sabían?
- A papel y a tinta en mi opinión. Pero eso no es nada. ¿Os habéis comido alguna vez un perro?
- ¡Por favor!
- Yo me comí uno ayer precisamente. Un perro lobo. Tenía unos colmillos... Pues bien, se dejó comer muy quietecito y ni siquiera dijo "¡Ay!"
- ¿Y a qué sabía?
- A papel a papel. Y un rinoceronte, ¿os lo habéis comido alguna vez?
- ¡Oh, cuántas cosas sabes! Pero nosotros ni siquiera hemos visto nunca un rinoceronte. ¿Se parece al queso parmesano, o al gorgonzola?
- Se parece a un rinoceronte, naturalmente. Y ¿habéis comido un elefante, un fraile, una princesa, un árbol de Navidad?
En aquel momento el gato, que había estado escuchando detrás de un baúl, saltó afuera con un maullido amenazador. Era un gato de verdad, de carne y hueso, con bigotes y garras. Los ratoncitos corrieron a refugiarse, excepto el ratón de biblioteca, que, sorprendentemente, se quedó inmóvil sobre sus patas como una estatuilla. El gato lo garró y empezó a jugar con él.
- ¿No serás tú quizás el ratón que se come a los gatos?
- Sí, Excelencia... Entiéndalo usted... Al estar siempre en una biblioteca...
- Entiendo, entiendo. Te los comes en figura, impresos en los libros.
- Algunas veces, pero sólo por razón de estudio.
- Claro. También a mí me gusta la literatura. Pero ¿no te parece que deberías haber estudiado también un poquito de la realidad? Habrías aprendido que no todos los gatos están hechos de papel, y que no todos los rinocerontes se dejan roer por los ratones.
Afortunadamente para el pobre misionero, el gato tuvo un momento de distracción porque había visto pasar una araña por el suelo. El ratón de biblioteca regresó en dos saltos con sus libros, y el gato se tuvo que conformar con comerse la araña.
(*)Fuente: Gianni Rodari

6 comentarios:

Duncan de Gross dijo...

Jajaja, es un gran cuento!!!, me encanta!!

noeli dijo...

Y amiii, que lindooo, Henriketooo, cuanto tiempo sin visitarte, menos mal que ya pude ajajaa que bien me lo paso aqui, comiendo sardinas y jugando. gracias por vuestra genialidad. Mil besitos de nariz, muaaaaaa

Cabalayka dijo...

Duncan: me encanta que te encante el cuento!!!!. Buen fin de semana y saluditos para Michel.

Henriketo dijo...

Noeli, me alegro que te gusten las sardinas y de que te lo pases bien en mi Gato-Blog. Me resultas una humana interesante....miauuuuuuuu y date por besada tu nariz (es que me gusta mucho tu frase de besitos de nariz, miau, jejeje, miau). Ronronetes....

LA TIGRITA dijo...

Jajajaja pero es que estos ratoncitos son bien ignorantes no? nadie contra la astucia de los gatos!!!
Buen cuento!!!

Cabalayka dijo...

La sabiduría no solamente se encuentra en los libros...la vida es la mejor escuela y eso...nuestros gatos lo saben...jejejeje.
Celebro que te haya gustado el cuento.
Gracias querida Tigrita por compartir tus reflexiones.

RIBA

Hermoso... amigos mios. Quería compartirlo con todos vosotr@s. Feliz día...

HERÁCLITO EL OSCURO

HENRIKETO RECOMIENDA