El peor pecado para con nuestras criaturas amigas, no es el odiarlas,
sino ser indiferentes con ellas, esa es la esencia de la inhumanidad.

*George Bernard Shaw

domingo, 28 de septiembre de 2008

LA GATA CONVERTIDA EN MUJER

Había una vez un joven que quería mucho a una linda gata. Tanto la apreciaba que le pidió a Venus que la transformase en mujer y la diosa accedió. El chico, perdidamente enamorado de la hermosa muchacha en la que se había convertido la gata, se casó con ella.Pero Venus regresó para comprobar si al igual que su forma, habían cambiado, como era de esperar, las costumbres de la joven y para ello hizo aparecer un ratón delante de la muchacha. Al momento y olvidando su nueva figura la joven se arrojó a perseguirlo y la diosa, decepcionada, le devolvió a la muchacha su forma felina.
(*)Fuente: Fábulas de Esopo

2 comentarios:

Apolo dijo...

Cuidado con lo que deseas, no sea que se convierta en realidad......
A nuestra civilización que somos tan "visuales", quizás nos irían mejor las cosas si no nos dejáramos impresionar por las apariencias externas, ya que son solo eso..........apariencias.
¡no te dejas influenciar por ellas, querido Henriketo!

Henriketo dijo...

Hola amigo...con ese nick tan interesante quien no se va a dejar llevar por las apariencias...jejejeje. La belleza está en el interior (eso lo dice un gato bien feo...). Hoy me siento chistoso...ronrronitos para ti.

RIBA

Hermoso... amigos mios. Quería compartirlo con todos vosotr@s. Feliz día...

HERÁCLITO EL OSCURO

HENRIKETO RECOMIENDA