El peor pecado para con nuestras criaturas amigas, no es el odiarlas,
sino ser indiferentes con ellas, esa es la esencia de la inhumanidad.

*George Bernard Shaw

viernes, 17 de abril de 2009

DEDICADO A UN GATO


El mejor regalo que he recibido en mi vida han sido unos gatos, de los cuales finalmente quedé con uno, puesto que muchas allegados se interesaron en las demás crías gatunas. Y es que pocas personas intentan comprar un gato, puesto que este animal tiene la particularidad de ser hermoso, aunque no sea un fino gato persa, sino de la alcurnia callejera, nacido de cualquier gatita errante.

Un gato es una mascota que parece ir más allá de esa denominación. Este animal goza de características interesantes que lo alejan de ser un mantenido o un completo dependiente de su, si podría decirse, dueño, como comúnmente serían las mascotas. Los gatos parecen estar en el umbral de lo salvaje y lo doméstico. Aparentan no haber perdido la herencia de sus primeros ejemplares y orgullosos caminan por la sala de la casa como si fueran amos y señores egipcios. En Egipto, los gatos fueron elevados a la categoría de dioses por el favor que hacían a los hombres de cuidar los cultivos de los roedores.

Además, este pequeño felino, simula la figura de un filósofo que, siempre analítico y meditabundo, reposa mirando profundamente hacía el vacío, como si una grandiosa elucubración estuviera tejiéndose en su pequeña cabecita. Los amos compran la comida para sus gatos con el deseo de sentir agradecimiento de sus pequeños felinos y de recordarle quién es el amo. Pero la actitud característica del gato hace dudar a más de uno sobre quién es el verdadero patrón. Orgullosos, con su cola parada, caminan tiernos y ronroneantes entre las piernas de los humanos, pero, repentinamente, cambian de actitud, dan una pequeña mordidita en la pierna de estos y avanzan a meditar en el sillón del que se han apropiado. La actitud gatuna parece guardar esa generalidad aunque se trate de gatos siameses o mestizos. Aún así el humano se siento a gusto acariciando el suave pelaje gatuno, mientras percibe debajo de su mano que un motor ronroneante se ha prendido en el felino para expresar que el cariño es correspondido.

(*)Fuente: Natalia

4 comentarios:

Duncan de Gross dijo...

No se puede expresar mejor nuestro amor y sintonia con los gatos!!

Conspicuo08 dijo...

Les comento en mi casa hay 4 gatas y dos gatos, una de las gatas es de un vecino un día llego a parir y se quedo. Yo creo que no se quiere ir por la herencia ya que el gato siames la preño.
Saludos desde Guayaquil Ecuador.
Dios los bendiga por siempre.
Atte,
Conspicuo08.
P.S. Son 1 hembra y un macho siameses, 1 macho 3 hembras cholas (mestizas).

Isabel Romana dijo...

Señor del Alto y el Bajo Egipto, ese es tu gato. Besos, querido enriketo.

Azuquita dijo...

Mis gatos son dueños y señores egipcios de mi casa.
Han sido el mejor regalo que la vida me ha dado, y me encanta cuando se dan esa media vuelta cambiando de actitud.
Besos felinos.

RIBA

Hermoso... amigos mios. Quería compartirlo con todos vosotr@s. Feliz día...

HERÁCLITO EL OSCURO

HENRIKETO RECOMIENDA