El peor pecado para con nuestras criaturas amigas, no es el odiarlas,
sino ser indiferentes con ellas, esa es la esencia de la inhumanidad.

*George Bernard Shaw

miércoles, 25 de marzo de 2009

ARTE EN LA GATERA


LEYENDAS URBANAS

Gunther Burpus, un hombre de 41 años de Bremen, quedó encallado en la gatera de la puerta de su casa. Se había olvidado las llaves dentro, e intentaba acceder a su domicilio por la pequeña portezuela por donde entraba y salía su gato.

Sus gritos de auxilio atrajeron a un grupo de estudiantes bromistas que le bajaron los pantalones y le pintaron el trasero de azul (otras versiones hablan del color naranja), le plantaron un narciso entre sus glúteos y colocaron a su lado un cartel declarando que se trataba de un espectáculo. En el cartel se podía leer: "Alemania resurge. Ensayo sobre Arte en la Calle. Por favor, den alguna limosna".

El hombre estuvo atascado dos días mientras los transeúntes ignoraban sus ruegos de ayuda y le lanzaban monedas. Sus gritos eran entendidos como parte de la perfomance. Finalmente, una viejecita llamó a la policía tras observar que un perro llevaba un rato husmeando en las partes traseras del señor Burpus

En algunas versiones de esta leyenda, Gunther acababa detenido en comisaría por escándalo público. En otras afirma que durante los dos días en que estuvo inmovilizado en la gatera llegó a acumular 3.000 marcos alemanes (unos 1.500 dólares).


La leyenda es falsa:
*Su origen está en el miedo de la gente a no recibir ayuda de los demás en una sociedad en que las personas no se conocen ni quieren comprometerse con los pequeños problemas de los demás.
*La leyenda también recoge la crítica a la aceptación de que cualquier cosa pueda ser aceptada por la gente como arte. En este sentido, la leyenda está relacinada con el famoso cuento de "El nuevo vestido del emperador" y con la excesiva comercialización del mundo artístico.
*Ni la policía de Bremen ni el prestigioso diario "Der Spiegel" tienen noticia de este hecho.

(*)Más información en: Snopes

6 comentarios:

Duncan de Gross dijo...

Coisa curiosa Henriketo, no había oido esta historia antes... Besoteeees!!

Azuquita dijo...

Yo creo que no estamos por la labor de ayudar al que tenemos al lado, preferimos dar dinero a una ong con proyectos muy lejanos para que nuestra conciencia este tranquila.
Creo que pudo pasarse 2 dias así sin que nadie le ayudará.
Triste, pero real.

M.A. dijo...

De real nada, pero ya me gustaría que algún político, famosillo o fumbolista rico/memo se quedara atrancao en la gatera -aunque fuese la gatera de un submarino-. Iría corriendo a plantarle un cactus y pondría en su culo una diana para que otros gatos se afilaran las uñias...
¿A que soy malo y arrankoso?
Pangur

Cabalayka dijo...

Nunca te acostarás sin saber una cosa más...mi querido Duncan.

Cabalayka dijo...

Siempre he pensado, Azuquita, que las ayudas tienen que ser primero para los que tenemos cerca...
Gracias por tu reflexión, absolutamente de acuerdo contigo.

Cabalayka dijo...

Henriketo dice:
Pangur: tus reflexiones me resultan exquisitas. Absolutamente de acuerdo contigo...mi querido amigo arrankoso...miau, jejejeeeeeeeee, miau

RIBA

Hermoso... amigos mios. Quería compartirlo con todos vosotr@s. Feliz día...

HERÁCLITO EL OSCURO

HENRIKETO RECOMIENDA