El peor pecado para con nuestras criaturas amigas, no es el odiarlas,
sino ser indiferentes con ellas, esa es la esencia de la inhumanidad.

*George Bernard Shaw

sábado, 28 de marzo de 2009

CÓMO DAR UNA MALA NOTICIA


Un señor se fue de vacaciones y dejó en casa a su gato, que era como un hijo. A los tres días recibe una llamada telefónica de un amigo, que era bastante torpe:
– Paco, ocurrió una tragedia: El gato murió.
De la impresión, Paco sufrió un infarto, y cuando se recuperó llamó a su amigo para regañarlo:
– Pero hombre ¿Cómo se te ocurre? Tienes que tener cuidado para dar malas noticias. Pude morir del infarto cundo me avisaste la muerte de mi querido gato. Tenías que ser más inteligente . Debiste hacerme una primera llamada, diciéndome que el gato se había subido al tejado. Después me llamabas para decirme que el gato no quería bajar del tejado. Después me hacías una tercera llamada para decirme que el gato se había caído del tejado y que estaba mal herido. Y después en la cuarta llamada, cuando yo estuviera un poco más preparado me decías que el gato había muerto. Pero no así, de golpe, como lo hiciste…
El amigo muy atento le pide disculpas y le dice que ha aprendido la lección. A las dos semanas, Paco vuelve a recibir una llamada telefónica de su amigo:
– Paco, tengo que comentarle algo...
– Sí, dime...
– Paco, tu madre se subió al tejado…

RIBA

Hermoso... amigos mios. Quería compartirlo con todos vosotr@s. Feliz día...

HERÁCLITO EL OSCURO

HENRIKETO RECOMIENDA